domingo, 6 de octubre de 2013

Al filo de la chapuza, el origen


Era finales del siglo XX, cuando procedentes de diferentes zonas del Baix LLobregat ,  varios personajes empezaron a coincidir en un  centro de montaña y en un rocódromo. Organizaban encuentros cada semana  y, a pesar de que sus vidas eran muy dispares, todos  tenían dos cosas en común: la pasión por la escalada  y por  la cervecita.

El grupo iba en aumento y se participaba en numerosas actividades, de algunas de ellas salían triunfantes y de otras, bueno, no tanto…….

Después de varias investigaciones y muchas reuniones para recopilar información, hemos tenido la suerte de encontrar el documento físico que demuestra con exactitud la fecha en que se fundó la colla de “Al filo de la chapuza”.




Fue un 24 de septiembre del 2000 cuando, sin querer, el grupo consiguió abrir en Montserrat una primerísima en una de sus agujas, “La Corona de la Reina”.  Convencidos de que estaban a pie de  una de las vías que indicaba el libro de reseñas, tres de los miembros Antonio, Alfonso y Nino consiguieron abrir la vía de la cual, hasta la fecha,  no hay constancia de que haya sido repetida.




Realmente el nombre “Al filo de la chapuza” tuvo que ver con la manera poco ortodoxa de su apertura ya que se hizo al viejo estilo de Rabadá y Navarro, sin chapas y sin más seguro que una vieja rama de un arbolillo, pero finalmente se consiguió alcanzar la cima de la aguja.

Pasado el tiempo descubrieron que en otra de las caras había dos vías perfectamente aseguradas con chapas y descuelgues recién instalados, aquellos que indicaba la famosa guía de Montserrat, no obstante la victoria conseguida consolidó el grupo, era AL FILO DE LA CHAPUZA.

Lo más importante era la conexión que había en el grupo, solamente con una rápida mirada de complicidad, los componentes salían raudos a la protección de un compañero en peligro, caso que se iba dando de vez en cuando, si recordáramos las numerosas expediciones al Cervino, o los intentos al Pá de Sucre.

Sobre el 2005 el grupo fué disgregándose y separándose territorialmente, por diferentes motivos  unos familiares y otros laborales, pero su sentimiento quedaba latente.

Sería hace un año aproximadamente, a la vuelta de una aventura en hielo en Gogne, cuando nuevas estrellas de características similares, piensan en volver a levantar el grupo. Poco a poco se va enraizando de nuevo. Con la ayuda de nuevas tecnologías como el wasap… o como se diga, y la reaparición de antiguos miembros  se reactivó el grupo que, haciendo honor a su nombre, continúa rozando el filo de la chapuza.




Por ese motivo me sentí muy emocionada cuando alrededor de aquella mesa, compartiendo esa cosa que siempre jurábamos que no haríamos hasta la vejez, una calçotada, se rememoraba la historia y se compartía con los nuevos miembros.

La verdad es que cuando a algún conocido, ajeno a la materia de montaña, le hablo del blog de Al filo de la chapuza, se me parten de risa y me miran con cara de extrañeza. Pero creo, de corazón, que es el mejor nombre que podríamos haber elegido y si no seguir nuestras aventuras.







Cumbre de La Corona de la Reina, 24 de Septiembre del 2000

Cumbre por su vía normal unos años más tarde

En Cogne, lugar de la propuesta de reencuentro




1 comentario:

  1. Y todavía sigue organizando salidas este grupo? Estáis en activo?
    Un saludo!

    ResponderEliminar